El viernes 12 de febrero, el Curso Introductorio de nuestro Seminario Diocesano de Zamora, en Cotija, se vistió de fiesta para celebrar y agradecer a Dios que 13 seminaristas recibieron y revistieron la sotana.

Al terminar el primer semestre en esta instancia formativa, los seminaristas del CI hicieron un retiro de discernimiento, delante de Dios. Como fruto de esta experiencia, pidieron al Rector del Seminario, recibir la sotana, como señal de que quieren introducirse más de lleno en su formación hacia el Sacerdocio, y a partir de entonces comenzaron los preparativos.

El día llegó, y desde muy temprana hora, los seminaristas se dispusieron para recibir a sus papás, que por la situación de pandemia que estamos atravesando, fueron los únicos que pudieron acompañarlos.

La recepción de la sotana tuvo lugar dentro de la celebración de la Eucaristía que presidió nuestro Señor Obispo Don Javier Navarro Rodríguez. Durante la misma, hubo 3 momentos muy emotivos: el primero, cuando los seminaristas, al escuchar su nombre, se acercaron al altar, llevando en sus manos su sotana, banda y cota, así como sus alegrías, anhelos e ilusiones de llegar a ser sacerdotes, para que el obispo los bendijera; el segundo, cuando nuestro Obispo se dirigió a los seminaristas, durante la homilía, y los animó para que, revistiéndose con la sotana, se dispusieran a ponerle más empeño en su formación en el Seminario, y de esa manera configurarse cada día más con Jesucristo, el Buen Pastor, y así llegar a ser los sacerdotes que nuestra Iglesia y las circunstancias actuales que vivimos necesitan, y el tercero, por supuesto, cuando los papás de los seminaristas los ayudaron a vestir la sotana. Ambos, papás y seminaristas, estaban realmente emocionados, y en muchos de ellos se notó en su rostro una profunda emoción y alegría, que incluso les hizo derramar alguna lágrima.

Damos infinitas gracias a Dios por este momento, dentro del proceso del CI, y te invitamos para que juntos sigamos pidiendo a Dios por todos nuestros seminaristas, para que sean perseverantes. Asimismo, no nos olvidemos de pedir al Señor que siga llamando a muchos jóvenes a seguirlo en la vida sacerdotal. Te recordamos que los procesos vocacionales para jóvenes con inquietud por entrar al Seminario y llegar a ser sacerdotes, siguen adelante. Si te interesa tener mayor información de los próximos eventos y actividades, te invitamos a ponerte en contacto con los Padres de la Promoción Vocacional en el Seminario Diocesano de Zamora, al tel. 351 516 0167.

Fue una experiencia inolvidable. Siento que de desde día en adelante, la gente me mirará diferente. Me siento más comprometido como seminarista (Benjamín Camacho).

Desde que comenzó la misa, me dio mucho sentimiento, pero me estuve aguantando. Cuando ya me estaban poniendo la sotana, me sentí “como en otro mundo”. No me la creía. Sentí mucha felicidad (Paco Cuevas).

Fue impactante recibir la sotana y que mis papás me revistieran. No creía que ya la traía puesta. Me siento feliz, emocionado. Sólo me encomiendo a Dios, como el día en el que decidí seguirlo (José Luis Suárez).

Pbro. Víctor Hugo Figueroa Juárez