En la Diócesis de Zamora, anualmente la Orden Franciscana Seglar, durante el tiempo de la Cuaresma, realiza una serie de retiros espirituales especialmente destinados para los hermanos que pertenecen a la Tercera Orden de San Francisco; pero en esta ocasión, por primera vez, fueron abiertos para otros laicos pertenecientes a otros grupos y movimientos apostólicas, así como para religiosas, religiosos y sacerdotes diocesanos.    

En 1221 surgió la Orden Franciscana de Seglares (OFS), gracias al beato Luquesio, un hombre rico que se convirtió a la vida evangélica, renunciando a todo lujo; San Francisco, después de asegurarse de su sincero deseo de perfección, le aceptó como hijo espiritual y le otorgó el hábito franciscano. Dentro de la Familia Franciscana, los hermanos seglares son hombres y mujeres seguidores de Cristo, que constituyen la Tercera Orden, como anteriormente se la llamaba, organizados en fraternidades locales, dentro de los cuales también existen grupos de niños, adolescentes y jóvenes franciscanos que, junto con los adultos, siguen un proceso de formación espiritual.

Como en otras ocasiones, los retiros cuaresmales 2019 fueron preparados por la Junta Ejecutiva Regional de la Zona Poniente de Michoacán, que comprende las diócesis de Apatzingán, Morelia y Zamora, a cargo del Hno. Guillermo Morfín Arriaga. En nuestra Iglesia diocesana existen más de 60 fraternidades erigidas canónicamente que, junto con las las otras 2 diócesis, suman más de 80, que a partir de la regionalización de junio del 2008, conforman la región denominada: San Francisco de Asís de Michoacán, constituida en 39 municipios de la geografía michoacana.

La organización y preparativos contaron con la asesoría del R. P. Fr. Alfredo Madrigal Carlos, OFM, asistente espiritual de los terciarios franciscanos; la temática de los retiros espirituales giró en torno al tiempo litúrgico de la Cuaresma, además de otros como La vocación cristiana, la conversión y la misión del franciscano seglar. En cada retiro se realizaron diversas actividades como horas santas, Víacrucis, procesiones, dinámicas y reflexiones, para culminar después del mediodía con una celebración eucarística de acción de gracias. Las parroquias o comunidades que este año han sido o serán sedes de estos retiros, son: Uruapan (15 de marzo), Corupo (16), Pajacuarán (22), Yurécuaro (23), Tarecuato (29), Ahuiran (5 de abril) y Huáncito (6).

El objetivo principal de estos retiros anuales es el de impulsar la formación de los hermanos de la OFS, para lograr que todos se comprometan a vivir con mayor intensidad el Evangelio de Jesucristo, a ejemplo de san Francisco de Asís, y así reavivar su vocación cristiana y su entusiasmo por el carisma franciscano.

Los terciarios franciscanos no solamente se dedican a la oración o a simple actos de piedad popular, sino a apoyan apostolados y otros servicios de la Iglesia, principalmente los proyectos, planes y programas de las pastorales Social, Profética y Litúrgica de sus parroquias, capillas y comunidades.

En Uruapan, el retiro cuaresmal se llevó al cabo el viernes 15 de marzo, en las instalaciones de la Capilla de San Juan Bautista, que pertenece a la Parroquia del Centro, donde se dio cita un numeroso grupo de franciscanos y otros laicos de las parroquias de Nuestra Señora de Guadalupe, la Santísima Trinidad, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, la Sagrada Familia, Nuestra Señora del Refugio, Cristo Rey, San Rafael, San Pablo, Nuestra Señora de la Asunción, la Resurrección, el Divino Salvador-Caltzontzin, San Andrés-Ziracuaretiro, San Ildefonso-Taretan y el Sr. de los Milagros-San Juan Nuevo. El encuentro fue coordinado por la Fraternidad de la Parroquia de San Francisco-Centro, a cargo de la Hna. Ana Rosa Chávez, e impartido por el R. P. Fr. Gerardo López Vázquez, OFM, Guardián del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en Morelia, quien alentó el trabajo de la OFS en la región Uruapan, invitando a los presente a dar un testimonio de fidelidad y seguimiento de Cristo. En la ceremonia de clausura, un grupo de aspirantes solicitó su ingreso a la fraternidad y otro de franciscanos seglares emitió su compromiso de vida evangélica.

En la Diócesis de Zamora, las fraternidades de la OFS están organizadas en 10 distritos: Paracho, Corupo, Zamora, Jacona, Vista Hermosa, Carapan, Sahuayo-Jiquilpan, Yurécuaro, Uruapan San Francisco y Uruapan Cristo Rey, erigidas y registradas como independientes, pero al mando de la Junta Ejecutiva Regional. Algunos lugares donde existen esas fraternidades son: Tancítaro, Ziracuaretiro, San Ángel Zurumucapio, Cocucho, Pamatácuaro, Nuevo Zirosto, Angahuan, Charapan, Corupo, Cherán, Paracho, Nahuatzen, Pichátaro, Los Reyes, Tarecuato, Patamban, Vista Hermosa, Ixtlán de los Hervores, Tanhuato, Yurécuaro, Carapan, Huáncito, Chilchota, Sahuayo, Jiquilpan, San José de Gracia y Venustiano Carranza.   

El mensaje del seráfico hermano Francisco es profundamente evangélico; es siempre elocuente y rico en enseñanzas; él fue un hombre de Iglesia; se entregó a la Iglesia y por la Iglesia de Jesucristo, confirmado en la invitación del Crucificado a san Damián: Ve y repara mi Iglesia. Este amor caracterizó su vocación de reformador, aún antes de haberse convertido en un hombre nuevo” (Mensaje de san Juan Pablo II, en su visita a Asís, en 1982). ¡Enhorabuena, terciarios franciscanos!