Cuando los primeros españoles llegaron a Peribán hacia 1540, encontraron que a poco más de una legua, al oriente, había un pueblo de raza indígena, que era un gran centro religioso pagano, donde el culto principal se le daba a la diosa Xarátanga, a la que ofrecían sacrificios de aves silvestres. Los evangelizadores Fr. Juan de San Miguel y Fr. Jacobo Daciano, cristianizaron a los indígenas y para 1594 ya existía una capilla con un pequeño convento, misma que era atendida por un fraile dependiente del convento de Peribán hasta 1692 luego sería atendida la comunidad por Peribán

Civilmente es tenencia de Peribán y fue en 1900 que el obispo de Zamora envió al P. Miguel Martínez como sacerdote fijo. Volvió a quedar sin sacerdote fijo hasta 1956 en que como vicario rural llegaron los PP. Alfonso López, Gonzalo Maciel y Antonio Carrasco que construyó la torre y en su tiempo se creó la parroquia. El P. Luis Guerra construyó el curato en el lugar del antiguo convento.

Esta Parroquia recibió el pasado 18 de octubre a su nuevo párroco, el Pbro. Nemesio Barajas Jassí quien a pesar de la fuerte lluvia que se registró ese día, fue recibido con mucho entusiasmo por los fieles de la parroquia, así como de Magallón y La Yerbabuena, comunidades pertenecientes a San Francisco Peribán.

Al Iniciar la celebración Eucarística que fue presidida por Mons. Javier Navarro Rodríguez, obispo de nuestra diócesis, el Pbro. Alfonso Vega, Foráneo de la Foranía de Los Reyes, dio lectura al nombramiento como Párroco de San Francisco Peribán del P. Nemesio quien dijo: “Me entusiasma la vida de San Francisco de Asís. Me impresiona su espíritu, me cuestiona su método y estrategia y sobre todo me desafían sus convicciones. Su estrategia desafía los planes confusos de la pastoral y sin embargo los resultados sobrepasan los resultados tangibles en los que se recrea la mente humana y sobre los que fincamos la eficacia de nuestros métodos. San Francisco de Asís me llena de nuevas esperanzas y renueva mi entusiasmo sacerdotal. A partir de ahora me preocuparé por dejarme encontrar y por salir al encuentro de mis fieles como nunca lo había hecho. Abandonaré el escritorio y los planes engorrosos. Trataré de caminar con ellos escuchando sus necesidades y compartiendo las mías con el objetivo único de lograr la fraternidad. Será tal vez demasiada pretensión, pero nos enseña San Francisco que ese resultado vale la pena”.

El P. Nemesio ha prestado su ministerio Sacerdotal como vicario en la Parroquia del Calvario en Zamora, en Tingüindín, en Santiago Apóstol en Sahuayo y Cristo Rey en Jacona. Se estrenó como Párroco en el Señor de los Milagros en Zamora.

Felicidades al P. Nemesio por esta nueva encomienda y a la comunidad de San Francisco Peribán por este nuevo peregrinar.