Por José Antonio Villanueva Chávez.

En Uruapan, el viernes 10 de septiembre, con un gran festejo se recordó a San Nicolás de Tolentino, en la antigua capilla del Barrio de Santa María Magdalena, la cual pertenece a la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe. De acuerdo con El Pindecuario de la Comunidad, un documento del siglo XVIII, esta festividad se celebraba durante el tiempo litúrgico de la Cuaresma, con diversas actividades religiosas, a la cual acudían no solamente familias del barrio, sino un número significativo de personas de otros barrios; además de que cada lunes se tenía la costumbre de acudir a esa capilla, para honrar al santo de Tolentino.

En la actualidad, la memoria litúrgica de San Nicolás se sitúa en el mes de septiembre: el día 10, exactamente en el aniversario de la muerte de este venerable sacerdote que perteneció a la orden religiosa de San Agustín. San Nicolás nació en 1235, en el poblado San Angelo, en la Provincia de Ancona, Italia; se dedicó al cuidado de los pobres, huérfanos y presos, Tolentino fue el sitio donde ejerció su ministerio sacerdotal durante más de 30 años, de día y de noche no tuvo descanso para realizar innumerables obras de caridad entre los más necesitados, por eso se le representa con un hábito lleno de estrellas.

En el Barrio de la Magdalena se reviven las costumbres y antiguas tradiciones en la organización y preparativos de todas sus festividades; para la fiesta de San Nicolás fueron designados como cargueros 2020-2021, la familia Valencia Villalobos, que se encargó especialmente del cuidado de la imagen peregrina. Entre las principales actividades de la fiesta se llevó a cabo un solemne novenario, a base de misas y otras actividades que fueron asesoradas por el Sr. Cura Sergio Alejandro Arroyo Rodríguez, párroco del lugar; además el jueves 9, fueron entregadas varias ofrendas, con las cuales adornaron la capilla del barrio.

El día de la fiesta, como de costumbre, desde muy temprano se le cantaron las tradicionales mañanitas a San Nicolás de Tolentino; en esta ocasión, la Misa de Función fue a la 1 de la tarde, presidida por el párroco del lugar, en esta ceremonia se bendijeron los Panes de San Nicolás, una antiquísima tradición de la Iglesia que en este día se realiza como signo sacramental en recuerdo del santo de Tolentino. Al finalizar la misa, se llevó a cabo una gran convivencia, en la que los presentes disfrutaron de una deliciosa comida que se sirvió en la cancha del barrio de Santa María Magdalena.

Durante el resto del día hubo música de band, a las afueras de la capilla; la festividad culminó por la tarde con una misa de acción de gracias, así como con el tradicional cambio de cargueros 2021-2022, con la designación de la familia Torres Cervantes. ¡Enhorabuena!