Por: José Antonio Villanueva Chávez

Dentro de la nueva normalidad, derivada de la contingencia sanitaria por el COVID-19, la comunidad de la colonia Leandro Valle, en Uruapan, perteneciente a la Parroquia del Divino Salvador, cuya sede parroquial se asienta en Caltzontzin, se vistió de fiesta, el miércoles 8 de septiembre, para celebrar solemnemente la fiesta en honor de Nuestra Señora de la Esperanza, patrona de la Diócesis de Zamora y titular de esta comunidad, que por tercer año consecutivo la festejan en el mes de septiembre, precisamente en el día de la Natividad de la Santísima Virgen María, ya que anteriormente sólo la festejaban el 14 de febrero, en el aniversario de su coronación pontificia.

En esta edición 2021, la festividad fue antecedida por una semana de preparación, a base del rezo del santo Rosario, por las tardes en la capilla. La solemne misa de la fiesta fue presidida por el Pbro. Alejandro Villagómez Arriaga, vicario parroquial, a la 1 de la tarde. En su mensaje central, el P. Villagómez felicitó a la comunidad por celebrar de manera distintita a su celestial patrona, además invitó a los presentes a vivir el mensaje del Evangelio, en estos tiempos de prueba, dejándose guiar por Cristo, a través del ejemplo y de la figura maternal de la Santísima Virgen, bajo esta advocación, la cual fue aclamada con vivas y aplausos, en ésta y en otras comunidades.

Ese mismo día, en otra celebración eucarística, a las 10 de la mañana, un grupo de 25 niños recibió por primera vez el Sacramento de la Eucaristía, después de prepararse con varios meses de anticipación.

Cabe resaltar que esta comunidad surgió hace más de 25 años; la primera piedra de su capilla fue colocada por el entonces párroco de Caltzontzin, el Sr. Cura Manuel Sánchez Andrade, quien también comenzó su construcción bajo un diseño modernista donde sobresale la pequeña imagen de su patrona; entre los párrocos que han consolidado el trabajo de esta comunidad se encuentran los PP. Gerardo Miranda Ávalos, Alfonso Escobar Béjar, Gerardo Díaz Rosas y Javier Constancio Jiménez, quienes han fomentado el rezo del santo Rosario diariamente en la capilla, con el apoyo de un equipo especial de señoras y feligreses de la comunidad, coordinados actualmente por el Sr. Cura Elías Sánchez Ramírez. ¡Virgen de la Esperanza, danos valor y confianza!